cromar piezas

Cromado del metal: qué es, proceso y tipos

El cromado es un proceso industria que se utiliza para recubrir una superficie metálica con una capa de cromo. ¿Alguna vez te has preguntado cómo los objetos metálicos tienen ese acabado brillante y duradero que los hace destacar? 

En Ibicrom, queremos explicarte todo acerca del proceso de cromar piezas metálicas: qué es, los metales que se pueden cromar, los diferentes tipos de acabado… 

 

¿Qué es el cromado? 

El cromado es un tratamiento electroquímico que aplica una fina capa de cromo sobre una superficie metálica. Este procedimiento es mucho más que algo estético, pues mejora significativamente su durabilidad, resistencia y protección contra la corrosión. 

Estas propiedades hacen que el cromado de metales sea una opción popular en numerosas industrias. Este proceso se lleva a cabo mediante la inmersión del objeto metálico en una disolución de cromo, conocida como baño de cromado. 

Esta disolución contiene ácido crómico y otros compuestos químicos que facilitan la deposición del cromo.  

cromado de metales

Una vez sumergido el objeto, se aplica corriente eléctrica. Esta induce a una reacción electroquímica que hace que los iones de cromo se depositen uniformemente sobre la superficie del metal. 

 

¿Qué metales se pueden cromar? 

En cuanto a la aplicación de este material, existen varios tipos de metales que pueden ser sometidos a un tratamiento de cromado, cada uno con sus usos específicos. 

Los más comunes son: 

  • Acero: el acero cromado es ampliamente utilizado en la fabricación de herramientas y en la industria automotriz debido a su durabilidad y resistencia. Algunos ejemplos pueden ser llantas, parachoques y herramientas de mano. 
  • Latón: el cromado de latón proporciona un acabado atractivo y protege al metal de la oxidación. Podemos encontrarlo en grifos, manivelas de puertas, accesorios de fontanería, etc. 
  • Aluminio: el cromado de aluminio es común en la industria automóvil y aeroespacial, donde se valora por su ligereza y fortaleza al desgaste. 
  • Hierro: aunque el hierro es un material susceptible a la oxidación, el recubrimiento de cromo proporciona una barrera contra el agua y otros agentes corrosivos. Este tipo es típico en muebles metálicos, barandillas y otros elementos arquitectónicos. 

 

Proceso del cromado de metales 

El proceso del cromado de metales consta de varios pasos para asegurar una capa uniforme y adherente de cromo sobre la superficie metálica. 

  1. Preparación de la superficie: debe estar completamente limpia y libre de óxidos, grasas y contaminantes. 
  2. Activación: el metal se somete a un tratamiento químico que facilita la adhesión del cromo. 
  3. Cromado: el objeto se sumerge en un baño de cromo y se aplica corriente eléctrica. Los iones de cromo se depositan en la superficie del metal, formando una capa delgada y uniforme. 
  4. Otros tratamientos: después del cromado, el objeto puede ser sometido a otros tratamientos, como el pulido, para mejorar su apariencia final. 

 

Tipos de cromado 

Existen varios tipos de cromados con diferentes acabados y características, que los hacen útiles para diferentes usos. 

Entre los más populares se encuentran:  

 

Cromado brillante 

El cromado brillante es el más conocido y utilizado, especialmente, en la fabricación de coches. Este tipo de acabado proporciona un aspecto altamente reflectante. 

Los cromados de piezas brillantes destacan por su atractivo visual y son frecuentemente usadas en molduras de automóviles. 

metal cromado

Cromado satinado 

El cromado satinado ofrece un acabado más suave y menos reflectante. Es ideal para aplicaciones donde se busca una apariencia elegante pero discreta. 

Este tipo de metalizado se suele utilizar en artículos de lujo y decoración, ya que aporta un toque de sofisticación y modernidad. 

 

Cromado mate 

El cromado mate proporciona una superficie sin brillo y con una textura uniforme. Un dato curioso de este tipo, es que resiste las huellas dactilares. 

Sobre todo, se utiliza por su capacidad para mantener una apariencia limpia y profesional, incluso en condiciones de uso intensivo. 

 

Aplicaciones comunes del metal cromado 

El metal cromado se utiliza en varios sectores, gracias a sus propiedades y apariencia. 

 Los principales sectores son: 

  • Automóvil: piezas y componentes de vehículos como llantas y guardabarros. El acabado cromado mejora la apariencia de los vehículos, y aporta una capa de protección. 
  • Decoración: lo encontramos en artículos de hogar como grifos y manivelas de puertas. Añade un toque elegante, y facilita la limpieza de estos objetos. 
  • Herramientas: herramientas de mano y equipos industriales que necesiten resistir el desgaste. Las superficies cromadas aumentan la durabilidad de las herramientas, haciéndolas más robustas y resistentes al uso intensivo. 

 

En Ibicrom somos expertos en el cromado de metales 

El cromado es un proceso esencial que protege los metales y mejora su apariencia. Utilizado en gran diversidad de metales como acero, latón, aluminio y hierro, y con sus diferentes tipos de acabado, el cromado de piezas metálicas se adapta a numerosas aplicaciones de diferentes industrias. 

En Ibicrom, nos especializamos en el cromado de metales. Desde el cromado de piezas metálicas hasta el tratamiento de superficies complejas, estamos comprometidos con la satisfacción del cliente. Ponte en contacto con nosotros, y estaremos encantados de ayudarte. 

¡Compártelo!

Facebook
Twitter
LinkedIn

Post relacionados